Preguntas frecuentes

Contrario a un equipo de uso doméstico, hay muchos factores que influyen en la selección de un equipo de pesaje en proceso y ambiente industrial.  Algunos de éstos son: capacidad, dimensiones, material de construcción, diseño, durabilidad, adecuación al ambiente (protección), certificaciones, información requerida, conectividad, servicio técnico y repuestos, programación, entre otros.
Con frecuencia, no se conoce realmente cuál es la verdadera necesidad por lo que se tiende a solicitar características que se contradicen, como es “la mayor capacidad y la mayor ‘precisión’”.  Normalmente, dimensiones y capacidades son directamente proporcionales, no así la división mínima, usualmente mal interpretada como precisión.  En algunos casos se requiere de amplias dimensiones y baja capacidad lo que implica manejos especiales.
Hay ambientes hostiles que atentan contra los equipos, y hay materiales y diseños de equipos que atentan contra el ambiente.

Ambientes muy húmedos, salinos o altamente corrosivos pueden afectar en forma importante el comportamiento y durabilidad de un equipo.  Ambientes en donde se requiere higiene, los equipos deben ser lavados, a veces con alta presión, temperatura y químicos.  Si los equipos no son construidos con este propósito, muy posiblemente no servirán por mucho tiempo.  Si por proteger los equipos no se lavan de acuerdo con ciertos protocolos, serán, entonces, fuente de contaminación del ambiente, focos de reproducción de bacterias, insectos, etc.

En el mundo industrial, en muchos casos, mirar la indicación de un peso ya no es suficiente.  Estamos en la era de los datos.  Estos se requieren que sean veraces y en el momento oportuno.  Para esto se necesita que se pueda conectar con impresores, equipos periféricos, computadoras, PLC’s, etc.  Adicionalmente, se pueden requerir reportes, informes, gráficos, directamente en el indicador o HMI, que permita tomar decisiones inmediatas en el momento que ocurren los hechos.
Con frecuencia, debemos adaptar nuestras tareas a las limitaciones que pueda tener un equipo programado en fábrica y que sólo se pueda configurar.  Si la programación se hace de acuerdo con las necesidades reales, la vida se hace más fácil.  Para conseguir esto, quien programa debe estar cerca del cliente para que conozca la necesidad y el resultado sea el adecuado.
Back to top